lunes, 31 de octubre de 2022

El club de lectura para matar vampiros (Grady Hendrix)

   "Durante todo el camino de vuelta, los labios de Patricia estuvieron saboreando al sobrino de Ann Savage: especies terrosas, cuero, una piel poco familiar. El recuerdo hacía que la sangre burbujeara en sus venas, pero después, abrumada por la culpa, se cepilló los dientes dos veces y, tras encontrar un viejo frasco medio vacío de Listerine en el armario del pasillo, estuvo haciendo gárgaras hasta que sus labios tuvieron el sabor del aroma de menta artificial.

Ya he contado en alguna ocasión que cuando en las noticias comentan la desaparición de alguien siempre pienso que han sido el Sabbat (quizás no es la explicación más plausible, pero añade un componente desquiciado a mi realidad). Y ahora en la construcción de mi realidad perturbadora he incorporado a un vecino, que estoy convencida es un vampiro (tengo un listado de hechos raros al respecto); así que siendo practicas al respecto necesitaba información actualizada...Y, además, el libro Hendrix me ofrecía ciertos paralelismos que me parecían divertidos: me gustan los clubs de lectura y siempre es bueno saber matar vampiros (hay que estar preparada).

Imaginar el típico barrio estadounidense de clase bien en los años 90, imaginar sus casas con jardín, los niños/as jugando en la calle tranquilamente, los padres trabajando en la ciudad y las mujeres en casa preparando la cena, organizando eventos... Una vida plácida y jerarquizada, en la que uno tiene un rol muy específico. 
Patricia deambula por este escenario, pero un marido cada vez más ausente, unos niños adolescentes y una suegra con demencia empiezan a socavar su integridad y comienza a percibir su existencia como anodina e insignificante. Sin embargo, desde que se unió al club de lectura las cosas han empezado a cambiar; allí, a parte de comentar novelas sobre crímenes reales, puede hablar sobre su familia, sentimientos o simplemente desahogarse y decir lo capullo que son sus hijos y/o marido.

Para sus maridos el club es una actividad inofensiva, hasta que Patricia acusa a su nuevo vecino, James Harris, de ser un traficante de drogas (en el fondo piensa que es un vampiro, pero apuesta por una estrategia con más oportunidades de éxito). Cuando la bomba estalla, sus maridos toman cartas en el asunto e intentan mostrar a sus mujeres que se han dejado llevar por su afición o directamente las califican de locas; pero Patricia es cabezota y aunque lo intenta una voz en su cabeza le recuerda que la desaparición y muerte de los niños/as está relacionada con James (además recuerda lo que vio en la furgoneta).

Es una lucha que llevará años, ya que James va haciéndose hueco en la sociedad del barrio y guarda las apariencias; además de hacer ganar mucho dinero a los maridos y de impulsar su carrera (así tiene su apoyo garantizado por si las mujeres vuelven a intentar otra ofensiva). 

La novela mezcla situaciones desquiciantes con contrapuntos escalofriantes, tanto que podría interpretarse como una sátira de una sociedad estática, clasista, racista y machista (con maltrato físico incluido); y aunque hay algo de ello creo que lo primordial es la intención de reflejar cómo es el rol de padre/madre (tal como afirma el autor al inicio).
Lo que es indudable es que la mezcla de lo cotidiano con lo fantástico funciona a la perfección de la mano de Hendrix y me lo he pasado genial (y ojo con ese apoteósis final de muerte y destrucción).

AutorGrady Hendrix
EditorialMinotauro
Precio Aprox.19 Eur.
Sentimiento*Drácula vs mamá
Valoración

Obtenido enBibliotecas de Barcelona

PD: Como guinda, tenemos la lista de lectura del club de lectura por si os interesa adentraros en el thriller.

Fe de erratas: edición 2021:
- Pág 180: [...] "No está conduciendo su coche por Six Mile ni haciéndole nada los niños" (por el contexto sería a los niños)

lunes, 24 de octubre de 2022

Robots e Imperio (Isaac Asimov)

"- Ni yo, amigo Daneel. No soy humano, No experimento directamente la posesión de una mente humana, con toda su complejidades y contradicciones, así que no capto el mecanismo, o mecanismos, al que responden. Aparentemente, las multitudes se manejan más fácilmente que los individuos. Parece una paradoja. Mucho peso es más difícil de levantar que poco peso."


La vuelta al cole supone también ir retomando sagas pendientes y, por supuesto, no podía faltar mi PLA.
Con esta novela ya he pasado el ecuador de la programación y empiezan a confluir la linea de robots y fundación, aunque aún estamos lejos del tiempo de la caída del imperio (es que ni ha comenzado).

Nuevamente se vuelve a jugar con los límites de las tres leyes de la robótica y por ende, del posible paralelismo con la psicohistoria (es interesante cómo se comienza a plantear el primer esbozo y se abona  el terreno para lo que vendrá). 
Sin embargo, lo más relevante es que se plantea claramente la insuficiencia de las tres leyes de la robótica y se ve la necesidad de formular una directriz previa (Ley Zeroth), de la que no diré nada por no hacer más spoiler, pero que es un concepto llamativo en cuanto a la complejidad y las variantes morales que puede encerrar (además de la paradoja de ser promulgada por un robot).

En la novela han pasado doscientos años y nuestro querido investigador de cabecera, Elijah Baley, ha muerto hace tiempo. Aunque el escenario ha cambiado bastante desde que Elijah resolvía crímenes: el sueño de la expansión colonizadora es una realidad y parece que ha dado poder a los colonos, debilitando la posición de los espaciales (además Solaria ha sido abandonada y nada se sabe de sus habitantes).
Gladia, por su parte, vive sus últimos años en una especie de espera del final junto a Daneel y Giskard, hasta que es requerida para investigar la extraña desaparición de los habitantes de Solaria y la destrucción de dos naves que aterrizaron en el planeta. De este modo, Gladia, se embarca en un viaje que la llevará a Solaria, Baylemundo y la Tierra (un viaje que de algún modo se convertirá en una especie de viaje iniciático para Gladia).

Esta investigación inicial es la excusa de Amadiro (viejo enemigo de Elijah y Fastolfe) para iniciar un plan de venganza contra la Tierra; después de décadas de frustración por fin ve su oportunidad para acabar con la expansión colonizadora de la Tierra y hacer, así, que la galaxia sea únicamente para los espaciales (y los auroranos como líderes naturales de los espaciales). 

Durante toda esta crisis Gladia sufrirá una conversión y descubrirá un objetivo por el que luchar, pero los principales protagonistas son los dos robots que la acompañan, que en todo momento intentan impedir la crisis buscando las sinergias ocultas de los acontecimientos, a la vez que desarrollan todo un sistema de racionalización sobre sus límites. Durante la lectura seremos testigos de las grandes conversaciones que mantiene ambos robots, en las que se mezcla reflexiones muy interesantes sobre la moral, la ética o los sentimientos (o lo más parecido a lo que un robot puede definir como tal).

Otro aspecto que me ha llamado la atención es la exposición clara de que una sociedad endogámica está condenada al fracaso y su propia aniquilación, por ello la colonización y expansión es un mecanismo que evita la decadencia; ahora bien, no queda claro quiénes han de realizar la colonización, de momento lleva ventaja la Tierra y parece que los espaciales con la combinación de aislamiento y una sociedad basada en la utilización de robots acabará desapareciendo (a la espera de saber qué ha pasado con los habitantes de Solaria).

Quedan muchas cosas en el tintero, algunas por no hacer más larga esta entrada y otras por no hacer un spoiler en toda regla, pero realmente daría para hablar mucho y tendido. Lo sorprendente es que el inicio me resultó un poco más lento que las novelas anteriores (no hay un asesinato al comienzo, eso siempre da mucho impulso), pero según iba desarrollándose la historia me ha parecido mucho más atrayente que las investigaciones policiales. Aquí está planteada claramente la complejidad de la crisis (curioso como a través de este concepto, Asimov, hace presente el motor de desarrollo de la Fundación), además de ser una historia plagada de diálogos entre los dos robots que son casi diálogo socráticos.

AutorIsaac Asimov
EditorialDebolsillo
Precio Aprox. 10 Eur.
Sentimiento* Chispa
Valoración

Obtenido enBibliotecas de Barcelona

PD: en un momento dado se hace un guiño mencionando la leyenda de un robot que ocupó un cargo en el gobierno, se trata de Stephen Byerley el protagonista del relato Evidencia de "Yo robot".




lunes, 17 de octubre de 2022

Marte verde (Kim Stanley Robinson)

 "La mayor parte del regolito de Marte era tan árido que cuando el agua lo tocaba se producían poderosas reacciones químicas -se liberaban enormes cantidades de peróxido de hidrógeno, y las sales cristalizaban-; en esencia, el suelo se desintegraba y se transformaba en un barro arenoso que sólo sedimentaba corriente abajo, en terrazas colgadas llamadas cercos de solifluxion, y en nuevos proto-fellfields escarchados. Los accidentes geológicos estaban desapareciendo. LA tierra se derretía."

En su momento dije que continuaría con la Trilogía marciana, pero no fue hasta que el año pasado visité la exposición de Marte Rojo del CCCB que recordé que tenía la saga incompleta.
Como ya había llovido bastante desde que leí "Marte rojo" decidí reelerlo y coger impulso para completar la saga. Sorprendentemente tenía bastantes recuerdos, me he vuelto aburrir en las mismas partes y nuevamente me ha descolocado el caos que montan en el planeta (ese aspecto que estaba neblinoso en mi recuerdo en la relectura me ha fascinado); aunque en su momento me decanté por centrarme en la idea de la terraformación y la construcción de una sociedad, ahora no me he dejado arrastrar tanto por el aspecto científico y me han surgido nuevas dudas y debates éticos como el derecho a un nuevo colonialismo sin escrúpulos o la idea de crear una nueva sociedad en un hábitat en la que puedes morir constantemente.

La segunda novela de la trilogía hace un salto temporal donde el planeta está intentando sanar las heridas de la debacle de 2062 y continuar a delante,  pero es difícil cuando los cien primeros sigue vivos (gracias a tratamientos gerontológicos) arrastrando sus traumas y no se da un cambio generacional.
Aunque el tiempo ha pasado y una nueva generación ha nacido mediante la ectogénesis, la terraformación y la aeroformación son ya una realidad parece que la idea de un Marte independiente sigue siendo utopía.  Siguen topándose con las mismas dificultades que en 2062: no tienen un objetivo común, los diferentes grupos intentan realizar una revolución por su cuenta... Con la idea de no cometer los mismos errores surge la iniciativa de organizar un congreso que aglutine a todas las facciones, que se sienten a la mesa para esbozar una ruta común; de ahí se intenta que salga el acuerdo Dorsa Brevia.
A pesar de que no se llega a firmar los puntos resumen de Dorsa Brevia parece que la revolución puede llegar a buen puerto si ciertos componentes radicales son controlados el tiempo suficiente.

Nuevamente encontramos muchos escenarios, pero sin tanto roadmovie como en la anterior novela; también hay muchos personajes en conflicto por sus distintos paradigmas que continuan en lucha encarnizada y que al final casi se convierte en una lucha de egos. Este último aspecto es interesante porque precisamente uno de los personajes analiza como el paradigma configura tu visión de los hechos y la realidad, es más, debido a eso habitan mundos distintos y por tanto las acciones que cada uno considera necesarias, por tanto, pueden ser totalmente antagónicas.

Obviamente durante todo el relato está muy presente la revolución de 2062, además de los problemas y objetivos de la terraformación (presión de los gases, niveles de oxígeno, plantas, temperatura, mutaciones genéticas...), sin embargo el quid de la cuestión es la organización de la resistencia y que no luche contra sí misma (que en definitiva es lo que siempre sucede). Si a todo eso añadimos que la Tierra se encuentra en un momento de conflicto debido a factores como los poderes políticos y económicos de las metanac, la crisis climática y la superpoblación (muchos sin acceso al tratamiento gerontológico)... Ahora queda saber si el destino de ambos planetas está vinculado o subyugado el uno al otro.

En sí me ha costado casi 200 páginas engancharme a la lectura, pero en el momento que las diferentes piezas convergen y se centra en el transfondo social de una revolución que intenta nuevamente obtener su objetivo, ya fue todo volado. Todo un logro a pesar de que hay mucha descripción del paisaje de Marte, mucho párrafo sobre el desarrollo de la flora y un sin fin de referencias científicas que en el primer volumen se me hicieron nudo en demasiados momentos.

AutorKim Stanley Robinson
EditorialMinotauro
Precio Aprox.11 Eur.
Sentimiento*Shikata ga nai
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

lunes, 10 de octubre de 2022

Dientes blancos (Zadie Smith)

 "Pero Millat sabía otra cosa. Sabía que él, MIllat, era un paqui, sin que importara dónde hubiera nacido; que olía a curry; que no tenía identidad sexual; que quitaba el trabajo a otra gente, o que no trabajaba y holgazaneaba a expensas del Gobierno; o que daba todos los puestos de trabajo a sus familiares; que podía ser dentista, tendero o cocinero de restaurante típico, pero no futbolista ni cineasta; que debería volver a su país, o quedarse en éste y ganarse la vida decentemente;"

Hace tres años leí "Tiempos de Swing" y terminaba la entrada en el blog así:

Esperaba una lectura con fondo y que tocara el alma; pero en cambio me ha dejado el regusto de "vale, me ha gustado; pero no me ha llenado" (de todos modos, me han comentado que su primera novela "Dientes blancos" es mejor).

Desde ese momento me ronda por la cabeza su lectura. Y ya no solo porque está incluida en todas las listas de novelas de referencia (como por ejemplo: 1001 libros que hay que leer antes de morir), o por todos los premios que ha recibido (Whitbread First Novel Award, Guardian First Book Award..), sino por la curiosidad de leer el detonante que hizo salir a Smith a la palestra de la crítica literaria y convertirse en toda una revelación.

La novela rompe el inicio con cierto humor negro, ya que en las primeras páginas vemos el intento fallido de suicidio de Archibald Jones; un hombre que la madrugada del 1 de enero de 1975 decide llevarse sus errores consigo, pero que ha estacionado en zona de descarga y por ello ve interrumpido su tentativa. Esta interrupción hace deambular por la calle sin rumbo a Archie y acaba en una casa okupa, donde se encuentra Clara y sus amigos celebrando (o más bien recuperándose de) la Fiesta del fin del mundo. El encuentro acaba en boda seis semanas después, a pesar de la diferencia de edad, del abismo cultural... ambos huyen hacia adelante: Archibald excombatiente de la Segunda Guerra Mundial, divorciado y sin casa; por su parte Clara joven, con raíces jamaicanas, antigua Testigo de Jehová y con un exnovio que ha encontrado la fe al mismo tiempo que ella la perdía.

Pero la historia va más allá, porque Archibald combatió con Samad Igba y eso crea lazos (y no solo historias de tiempos pasados), por lo que cuando Samad y Alsana emigran a Londres parece lógico que se instalen cerca de su amigo.

A partir de este punto recorremos la vida de estas dos familias, sus conflictos, realidades, antecedentes... toda la idiosincrasia que conforma el día a día de unas realidades que no tienen cabida dentro del canon normativo social.

Más adelante entran en acción los Chalfens, de clase media-alta católica que se ven en la obligación moral de intervenir y ayudar a los hijos de los Jones e Igba. Ellos representan el paradigma social de grupo familiar y como tal se comportan.

Todo este embrollo de familias y acontecimientos acaba estallando en la nochevieja de 1999 (fin de ciclo), donde confluyen todos los protagonistas para una gran apoteosis final (tengo duda si este capítulo final tiene algún tipo de referencia a la novela de Steinbeck).

Smith mezcla el humor con temas serios, pero no acaba de encajarme esta combinación que en ciertos momentos me parece surrealista. Sin embargo, la historia de estas familias es el escenario perfecto para analizar y diseccionar temas como el concepto de identidad, patria o arraigo (sobre todo en segundas generaciones), que inevitablemente se entremezclan con otros como la religión, el radicalismo o el choque cultural; sin olvidar otros ejes fundamentales como la clase social, el acceso a educación (que ya ha demostrado no ser suficiente para eliminar las diferencias sociales), la falta de igualdad de oportunidades, el concepto de belleza... Todo un abanico de temas transversales que no deja de ser un muestrario de la sociedad multicultural Londinese actual (heredera de un colonialismo brutal).

Al final el análisis que hace la autora es sumamente interesante, pero la intención de meter suspense, misterio y humor no me acaba de convencer; quizás con humor se pueda hacer una crítica más feroz a la sociedad actual, pero en este tipo de acercamientos corremos el peligro de dejarnos llevar por la parte graciosa y olvidar la raíz, por lo que siempre me decanto por un análisis más frontal y serio. 

Aún así es una lectura que tiene muchos puntos favorables.

AutorZadie Smith
EditorialSalamandra
Precio Aprox.21 Eur.
Sentimiento*No te quieren, te toleran
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

lunes, 3 de octubre de 2022

La Dama del Lago (Andrzej Sapkowski)

 "Por encima de los techos de paja del ya próximo arrabal, por encima de las tejas y las chimeneas de la ciudadela, se elevaron de pronto unas lenguas rojas de fuego, aparecieron unas nubes de humo. Un grito llegó hasta los oídos de las hechiceras, un griterío lejano como un zumbido de moscas cojoneras o de abejorros furiosos. El griterío crecía, se hacía más intenso con el contrapunto de algunos chillidos especialmente agudos."

Lo de procrastrinar se me estaba yendo de las manos con la Saga de Geralt de Rivia, y es que el enfrentarme al desenlace de la historia se me hacía cuesta arriba. Como no estaba preparada mentalmente para la muerte/aniquilación de personajes y, sobre todo, del brujo (que Ciri ya predijo) me he dedicado a largar la agonía con relecturas más o menos continuas de la saga; pero toda buena historia merece un digno final.
Y la cosa es que ¡menudo libro! Cierto que los pejiguerosos pueden achacar muchos peros y críticas, pero creo que Sapkowki se ha marcado un gran libro.

El inicio ciertamente me descolocó bastante, ya que inicia con dos personajes nuevos: Cordwiramus, una joven que es capaz de revivir la historia a través de los sueños, y Nimue (uno de los nombres que se asocian a La Dama del Lago en las Leyendas Artúricas) que quiere ahondar en la verdadera historia que se esconde detrás de los mitos creados entorno a Cirilla y Geralt.
A través de cuadros, papeles, gobelinos... irán desgranando los últimos acontecimientos de la guerra entre el Imperio Nilfgaardiano y los Reinos del Norte; además de asistir a los últimos movimientos de Yennefer, Ciri y Geralt, conoceremos, por fin, la identidad del Emperador (si habéis visto la serie habréis sufrido spoiler).

La novela completa las visiones sobre la guerra que nos ha ofrecido con anterioridad (la del pueblo y gobernantes), ahora nos enfrentamos a un desenlace que se cobra muchas vidas y cuyo final no traerá la paz deseada, porque al reguero de muerte y destrucción de la guerra le sigue un escenario de miseria, hambre, enfermedades... Además quedan puntos de dudosa moral como la expulsión de colones, la búsqueda de chivos expiatorios o en el sacrificio de un colectivo como daño colateral.

En este amalgama de últimos sucesos, merece una atenta mirada la magistral narración de la batalla de Brennam, en el que el relato es construido a través de múltiples narradores; así podemos ver lo que sucede en el campo de la batalla, la desesperación del hospital de campaña o leer las memorias de un superviviente. 
Es una parte de la novela que te mantiene en vilo y atrapada con los movimientos de tropas, los giros en la lucha, el devenir de los personajes... 

Obviamente la novela cierran muchas arcos argumentales y mediante saltos temporales (y no me refiero a los de Ciri) podemos comprender los finales de muchos de los protagonistas, pero también ver el futuro de los que quedan aun con vida. Ahora bien, no entraré en los flecos sueltos porque puestos a debatir podría argumentarse bastante sobre el desenlace de Geralt, Yennefer y Ciri; pero aceptamos, de momento, el planteamiento del escritor, lo que nos da pie a especular sobre ese último capítulo (y aquí se me ha ido un poco la pinza con todo un arsenal de hipótesis sobre la ubicación de la isla y la identidad de Nimue y El Rey Pescador).

A pesar de que puedan achacarse algunos puntos muertos en el cierre de todo lo que ha ido proponiendo en sus anteriores novelas, además del descuadre inicial con las leyendas artúricas (que también me cabreó un poco porque no entendía qué pintaban hasta que fui consciente que era un modo de recuperar la tendencia de los primeros libros de relatos) no puede negarse que es un gran colofón y que está plagada de detalles interesantes que te harán mantenerte en vilo, sufrir o maldecir. 
Disfrutareis de una lectura con cierto regusto agridulce, con un final que puede generar malestar, dudas y críticas (además de un encendido debate), pero entiendo que Sapkowski es un escritor que siempre desafía, que reta a sus lectores con referencias cruzadas y que exige una lectura atenta para no perder ningún elemento. A cambio tenéis una gran novela.

AutorAndrzej Sapkowski
EditorialAlamut
Precio Aprox.23 Eur. ed. Coleccionista
Sentimiento*The End
Valoración

Obtenido enGigamesh

PD:  He visto en la web de Ediciones Alamut que "La dama del lago" se compone de dos volúmenes, pero la edición coleccionista une los dos volúmenes en uno solo.