lunes, 8 de julio de 2024

Lem. Una vida que no es de este mundo (Wojciech Orliński)

"En noviembre de 1962, Lem viajó a la URSS junto con una delegación de escritores polacos. Los lectores soviéticos lo conocían por la traducciones al ruso de Astronautas, La nebulosa de Magallanes, los cuentos sobre Tichy y Pirx y los primeros fragmentos de Solaris, los que obviamente despertaban cierto interés por el escritor."

Stanislaw Lem es considerado uno de los mayores exponentes de la ciencia ficción, quizás no tan ampliamente conocido por el público en general como otros escritores de habla inglesa; pero quien más quien menos conoce Solaris (aunque sea de oídas).
Yo lo conocía por sus novelas de ciencia ficción (la mayoría de sus novelas pertenecen a este género), pero también tiene ensayos científicos y filosóficos.

Leer a Lem puede ser complicado, a pesar de ese tono satírico los conceptos filosóficos que impregnan su obra (sin contar, además, todas las referencias sociales y políticas) suponen un reto para el lector/a. Teniendo esto en cuenta, no sé por qué pensé que leer una biografía de Lem iba a ser de otro modo, la verdad.

Mi idea en un principio era leer "El castillo alto", pero como no he podido encontrarla me he decantado por esta biografía escrita por el que es considerado el mayor experto en la obra de Lem. 
Orliński compone todo un escenario en el que combina la obra del autor y lo relaciona con los acontecimientos sociales y políticos de ese período, analiza la esfera personal para desentrañar los puntos oscuros de los primeros años de Lem, navega por la correspondencia para realizar un análisis de las decisiones del escritor polaco... Una biografía que no solo compone la historia de uno de los mayores escritores, sino que además nos ofrece una imagen de las grandes figuras culturales del Polonia con las que Lem coincidió a lo largo de los años.

A través de la lectura de esta biografía conoceremos mejor la obra del autor, ya que casi es el eje centrar sobre la que se construye; y si no tenéis un gran conocimiento o al menos habéis leído gran parte de las novelas de Lem (como me pasa a mí) este aspecto puede suponer un gran handicap al inicio, pero por otro lado supone abordar la futura lectura con un plus.
También, el autor, intenta desentrañar los bailes de fechas que hay respecto a algunos acontecimientos de la infancia y juventud del autor (combinando varias entrevistas, fuentes familiares y su propio conocimiento); sobre todo las dudas de cómo la familia de Lem vivió la invasión de Polonia de 1939 o cómo sobrevivieron al Holocausto. Pasado este período oscuro y según avanzamos en los años, los misterios sobre la vida de Lem van siendo menos; así conocemos su afición por los coches y por hacer carreras, los viajes que hizo a la URSS, sus problemas con la censura, su no-exilio en Viena o las disputas y problemas con las adaptaciones cinematográficas de sus novelas (por su puesto hay una mención a la trifulca con Philip K. Dick).

No os engañaré, al principio me perdía mucho, me quedaba grande casi todo lo que referencia el autor y era tan diferente a la última biografía que había leído (la de Asimov) que he estado a punto de dejar la biografía varias veces. 
A pesar de que aporta una visión sobre la obra de autor, interesante para los no familiarizados con sus novelas, la lectura me decepcionó un poco, ya que el batiburrillo de temas que se entretejen no dejan ver en profundidad la personalidad del autor.
AutorWojciech Orliński
EditorialImpedimenta
Precio Aprox.26 Eur.
Sentimiento*Lemología
Valoración

Obtenido enBibliotecas de Barcelona

Fe de erratas: primera edición en Impedimenta noviembre de 2021: 
 - Pág 124: "Sufrí escribiendo poesía, porque eso se sufre como una enfermedad, y decidí llevar los pemas a distinctos sitios"
- Pág 151: "Al el contrario, la salida de prisión de Gomułka (el 13 de diciembre de 1954), un informe confidencial de Jrushchov sobre los crímenes estalinistas [...]"
- Pág 216: "Probablemente toda aquella convalecencia unspirase la aparición de las paperas en los algunos de los relatos de Pirx:"

lunes, 1 de julio de 2024

La tierra permanece (George R. Stewart)

"Ya no tenía sueño y se quedó sentado en el sillón. No quería acostarse. Esperaba que el fin llegase pronto y con dignidad, y que no se alargase demasiado. Hubo una nueva disminución de intensidad y pensó <<¡Ya está!>>. Pero los filamentos aguantaron, apenas con un leve color cereza."

El día que fui a ver una opera de Wagner me aseguraron que eso significaría un ante y después, que ninguna otra opera me parecería lo mismo una vez iniciada en el mundo de Wagner. Pues algo similar pasa con esta novela sobre el fin del mundo, ahora el resto tendrá que vivir a la sombra de este gran clásico, y la lectura de las otras novelas apocalípticas no será lo mismo.

El fin de la civilización llega a través de una epidemia (no a través de la guerra, como el propio protagonista reflexiona) y en este nuevo escenario Isherwood, uno de los pocos supervivientes, comienza su viaje de adaptación. La primera acción que supone un punto de inflexión para el protagonista es romper un cristal para entrar en una tienda y leer los periódicos; esto supone un detonante que le hace consciente de que las viejas normas, de momento, no son aplicables.
Con la civilización asolada, Ish recorre parte de EEUU para ver la situación y recopilar la información de lo sucedido (su perspectiva científica lo empuja); finalmente regresa y se instala en la casa de su infancia; donde logrará consolidar un pequeño grupo de personas.

Año tras año la Tribu evoluciona, crece y se adapta a la nueva realidad; mientras Ish contempla los cambios en el entorno: los edificios que se deterioran, el avance de las malas hierbas, los ciclos de plagas de diferentes animales... e intenta reconstruir las bases para una nueva civilización. 
Sus intentos de dejar de ser carroñeros, no llegan a materializarse ya que la oposición del grupo es demasiado, además cree firmemente que el principio sobre el que sustentar la reconstrucción es la educación, pero no ha logrado que ninguno de los pequeños sea capaz de leer y escribir con fluidez (excepto Joey). 

Ish es el último norteamericano que asiste a la muerte de los Viejos Tiempos y que, a su vez, es testigo del surgimiento de un nuevo ente social que nada tiene que ver con él. Al final se puede percibir cierta resignación ante los acontecimientos, pero no se ha ahorrado esfuerzos en su empeño y ha pasado de una comedida adaptación a un optimismo canalizado a través de pensamientos, rabia, decepción, melancolía... pero sobre todo, la sensación de pena por la pérdida de aquello que fue.

La novela ofrece imágenes muy poéticas del paso del tiempo y el deterioro de las ciudades, además de ahondar en la imposibilidad de resurgir de la civilización. Durante la lectura nos encontramos con temas como la ausencia de religión, la creación de tabúes, la educación como herramienta cultural, el problema de medir el tiempo, la capacidad de un grupo de configurarse en estado y dictar sus leyes...  además de incluir mucho simbolismo y una gran cantidad de referencias religiosas (sobre todo tener presente Eclesiastés 1:4)
Sin embargo, para dar cierto respiro al lector, la obra está salpicada de fragmentos en cursiva, que aunque relacionados (en un primer momento pensé que eran anotaciones de Ish), rompen momentáneamente el transcurso de la lectura.

Después de leerla no tengo ninguna duda a por qué es considerada un gran clásico (una pena que sea la única obra de Ciencia Ficción de este autor).
Ahora bien, si la leéis ateneros a las consecuencias: habréis leído una gran obra, pero el resto perderá patina.

AutorGeorge R. Stewart
EditorialGigamesh
Precio Aprox.8 Eur.
Sentimiento*Quilo ochocientos gramos
Valoración

Obtenido enBibliotecas de Barcelona