lunes, 10 de junio de 2024

Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos (Emmanuel Carrère)

  "En el cielo había un rostro, un rostro que abarcaba el cielo. Un rostro gigante, metálico, horrible, que, inclinado hacia él, lo miraba.
Aterrado, cerró los ojos. De esa visión no le quedó la forma del rostro, sino su expresión, increíblemente abyecta, como si todos los males del mundo confluyeran allí, en aquella mirada que se filtraba por entre las fisuras que rodeaban la nariz o el lugar donde tenía que haber una nariz.

Creo que es indudable que Dick es una de las grandes figuras de la ciencia ficción del siglo XX y que su mayor logro fue su capacidad de gestar una gran obra e introducir magistralmente en ella las enfermedades mentales que sufría.

Así que después de que este año me dedicara a releer varias novelas suyas y teniendo presente la biografía que Anne R. Dick hizo sobre el escritor (que fue su marido), era cuestión de tiempo que también cayera esta biografía hecha por Emmanuel Carrère. 
De mano diré que ambas son muy diferentes; ya no solo por sus narradores (que no pueden ser más opuestos), sino por la forma de presentar los acontecimientos y todo aquel periodo de contracultura de los años 60-70. Sin embargo, a pesar de tener muy claro sobre cuál me decanto, no puedo negar que esta biografía es una gran ventana a la psique de uno de los grandes de la ciencia ficción (incluso hay momentos que creo que he sucumbido a los mismos síntomas de paranoia).

Desde el principio es una declaración de intenciones, ya que el título es la frase que Glenn Runcifer deja escrita en los lavabos (en la novela "Ubik"). A partir de ahí ya podéis imaginar que lo que se avecina no es la típica retahíla de acontecimientos, anécdotas y obras; algunos son archiconocidos como: la muerte de su hermana melliza, sus múltiples relaciones, su consumo de medicamentos, su búsqueda de Dios... Pero seamos sinceros ¿quién podría esperar eso en una biografía sobre Dick? Nadie, con Dick las cosas siempre van un poco más allá y por ello esta biografía es una puerta a la psique del escritor. Y si abrís esa puerta prepararos para un viaje donde la realidad se desdibuja, se llena de manía persecutoria, visiones, alter ego... es decir, el pack plus completo.

Este descenso a los infiernos en las que se alterna paranoia, depresión, episodios psicóticos o esquizofrenia puede ser complicado, hacerte dudar de qué es real y, por momentos, dejarte mal cuerpo o simplemente perdida. Sin embargo es un viaje (perdonarme el juego de palabras) que es de obligada lectura para seguidores y para los pobres infelices que no saben que serán futuros seguidores.

Autor
 Emmanuel Carrère
Editorial Anagrama
Precio Aprox. 10 Eur.
Sentimiento* Universo dickiniano
Valoración

Obtenido enE-book

PD: Por si os interesa en youtube está la conferencia que dio en Metz en 1977 (es genial la cara de alucine de los asistentes).

lunes, 3 de junio de 2024

Crónicas de Nueva York (Maeve Brennan)

 "Es agitada, ruidosa y descuidada, es un lugar duro, ambicioso e irresoluto, no muy animado, y nunca alegre. Cuando relumbra, es muy muy brillante, y cuando no brilla, está sucia. Nueva York no hace nada por aquellos de nosotros que nos sentimos inclinados a amarla, excepto implantar en nuestro espíritu una morriña que nos confunde hasta que nos alejamos de ella, y entonces comprendemos por qué sentimos inquietud."

Lebowitz escribió durante década de los 70-80 sobre todo y todos, pero con esa impronta que deja Nueva York en sus habitantes (algunos de esos escritos están recogidos en "Un día cualquiera en Nueva York"). Sin embargo, en la década de los 50-60 Brennan nos acerca a la vida cotidiana de esta ciudad, pero con un tono totalmente distinto, más anónimo y anodino.

Este libro recoge todos los escritos publicados en "The talk os the town" y nos sitúa a pie de calle, en veladas en restaurantes solitarios, en hoteles con ascensores rotos, en medio de manifestaciones que ocupan la calle o viendo como un niño que llora va siguiendo a su madre.
Todos los relatos son ocupados por escenas protagonizadas por desconocidos, aquellos que habitan las mismas calles que ella, que irrumpen durante un instante para compartir unos instantes y que quizás ni siquiera cruzan unas palabras, pero conforman el pulso de la ciudad.
A través de los ojos de Brennan somos testigos de la evolución de la ciudad, de cómo se va perdiendo poco a poco esa esencia de lugares cotidianos bajo la especulación de los grandes edificios de oficinas o con el cambio de los habitantes y cierre de los pequeños comercios de siempre. 

Cada relato es una pequeña miniatura de la vida de aquella época, una capturas de un instante sin la menor relevancia (ni siquiera quedará un recuerdo en la persona que lo protagoniza); y es precisamente donde reside toda la magia (me ha recordado las fotografías de Vivian Maier). 
Pero la maestría de Brennan radica en que es capaz de transmitir sus pensamientos y sentimientos haciéndonos participe no solo de la escena que está viendo, sino de su universo personal, de su vivencia.

Una lectura fascinante con el estilo inconfundible de Brennan (detallista en todas las descripciones) y que cuenta con una gran prólogo de Isabel Nuñez (me ha reconfortado no ser la única en pensar que Holly Golightly podría estar inspirada en ella).

AutorMaeve Brennan
EditorialEdiciones Alfabia
Precio Aprox.21 Eur.
Sentimiento*Nueva York
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

PD: La foto de la portada fue tomada por Karl Bissinger.