lunes, 21 de octubre de 2019

La hija del optimista (Eudora Welty)

"El misterio, pensó Laurel, no radica en lo poco que conocemos a quienes nos rodean, sino quizás en lo mucho que los conocemos realmente."

Octubre es el mes de las autoras y desde el año pasado me he propuesto dedicarlo exclusivamente a lectura de escritoras (normalmente intento que durante todo el año se dé un equilibrio, pero a veces no es fácil).

En una visita a la biblioteca vi este libro que alguien había dejado en el carrito y me hizo gracia el título (ademas es de Impedimenta); asnillos que después de  una rápida lectura de la sinopsis no me lo pensé mucho y se unió al lote.

Con esta novela (casualmente la última que escribió), Welty ganó el Premio Pulitzer en 1973. Y donde se puede vislumbrar 

La acción se desarrolla en apenas un par de días, en los cuales Laurel acompaña a su padre, el juez McKelva, para que se someta a una intervención quirúrgica en los ojos. Ya en el hospital todo parece complicarse y su padre se va apagando lentamente ante la mirada de Laurel y su segunda esposa Fay. 
Finalmente, el juez fallece y regresan al hogar familiar para enterrarlo. Es éste el momento en el que Laurel realiza un camino de regreso hacía los recuerdos infantiles, pero también hacia la confrontación de la imagen de su madre (fallecida hace años) y su padre a través de los relatos de las personas del pueblo, de las cartas y objetos personales.
Son apenas un par de días en el que la soledad se hará más patente (su marido también ha fallecido) y la cacofonía de voces que se congregan en su casa para la ceremonia le harán sentirse ajena a una sociedad que hace tiempo abandonó y a la que no piensa regresar.

Es una historia en la que se entremezclan muchos componentes y en el que nos vemos arrastrados por un momento de dolor, en el cual todos quieren participar. Y donde una galería de personajes pintorescos, rurales, así caricaturescos son el horizonte perfecto para adentrarse en los recuerdos y ahondar en los conflictos que se dan en las relaciones familiares.

Si en un principio la narración de la historia nos adentra en un mundo de personajes casi de cuento (con madrastra malvada incluida), poco a poco el relato vira hacia un análisis de la pérdida, las heridas del pasado y los recuerdos que dejan surco. Aunque también dentro del relato podemos entrever temas como el divorcio, la relación de pareja, el aborto, el papel de la mujer, la percepción de los diferentes roles de una persona... y todo ello tejido en una historia sencilla en la que no parece pasar nada más que lo que se puede esperar en una situación así.

Un relato sorprendentemente íntimo y a la vez minucioso en la descripción de la acción alrededor de la protagonista y que deja un regusto agridulce.

AutorEudora Welty
EditorialImpedimenta
Precio Aprox.19 Eur.
Sentimiento*Epitafios
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

Fe de erratas: primera edición en Impedimenta de septiembre de 2009:
- Pág 129: "... Ahora , que yo no lo le daría esa satisfacción, si fuera tú".

No hay comentarios:

Publicar un comentario