lunes, 16 de enero de 2017

Los propios dioses (Isaac Asimov)

"Dua era consciente, de un modo difuso y distante, de la inquietud que despertaba en su izquierdo y en su derecho, lo que acrecentó su rebeldía"."

Hace diez años me regalaron este libro por mi cumpleaños y me encantó desde la primera página hasta la última (aunque mi parte favorita fue la intermedia para desesperación de la persona que me lo regaló, que encontraba que esa era precisamente la más floja).

El año pasado empezó a rondarme la idea de releerlo, pero parecía que nunca encontraba el momento adecuado. Ahora que se acerca mi cumpleaños he decidido hacer un homenaje a ese 2007 que parece tan lejano y distante.

Como no podía ser de otro modo he vuelto a sumergirme en el mundo de que Asimov nos plantea, con la ilusión y la sorpresa de la primera vez (éste es un ejemplo de libro al que la relectura no le hace perder fuerza).

El título del libro proviene de la frase de Schiller: "Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano". 
Y precisamente las tres partes del libro se corresponden con la división de esta frase:

- Contra la estupidez: los humanos han construido una Bomba de Electrones que funciona intercambiando con el parauniverso wolframio por plutonio, el problema es que a parte de ese intercambio puede ser que se estén modificando las condiciones del universo.
Lamont será el investigador que intente dar la voz de alarma, pero el mundo está ciego y sordo ante el paraíso de energía gratuita, no contaminante e infinita.

- Los propios dioses: aquí nos adentramos en el parauniverso y lo hacemos a través de Dua, Odeen y Tritt. 
Son seres que forman tríadas compuestas por un izquiero-racional, un derecho-paternal y una central-emocional.

- Luchan en vano: la última parte del libro se desarrolla en la Luna; allí se ha establecido una colonia de humanos, pero la relación con La Tierra es tensa y problemática.
Un terrícola que viaja a la Luna para comenzar de nuevo pronto atraerá la atención de todos, porque puede que su investigación resuelva definitivamente el dilema de si la Bomba de Electrones es buena o no.

Una lectura que os cautivará desde la primera línea (me repito, pero es que es cierto) y que por mucho que lo intentéis no podréis dejar de leer. La verdad no sé que más deciros para convenceros de que debéis leer este libro. 

Hasta dentro de diez años, o no? 
Los buenos libros es lo que tienen, que da igual cuántas veces los leas que te atrapan igual que la primera vez.

NOTA: El libro empieza por el capítulo 6, pero tranquilos todo responde a un plan.

AutorIsaac Asimov
EditorialLa Factoría de Ideas
Precio Aprox.20 Eur.
Sentimiento*Lectura, relectura y...
Valoración
Obtenido enRegalo

Fe de erratas: En la tercera edición de octubre de 2007:
 - Pág 18: "... hace bastantes años, nada ¿198más llegar aquí, cuando todavía creía que era un gran hombre?"
- Pág 212: "Tiene que intentarlo. Ese el único modo de cruzar la superficie lunar a gran velocidad." (ese es el único...)
- Pág 230: "Parece que no transcienden muchas de las cosas. No que es nosotros pongamos pegas..." (el orden de factores si altera el resultado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario