lunes, 11 de noviembre de 2019

Reina roja (Juan Gómez-Jurado)

"Ajena al intercambio que se ha producido a su espalda, ajena a que Jon y Mentor han salido de la casa, Antonia Scott se deja llevar por su entrenamiento, absorbe cada detalle de la escena del crimen."

Habéis dado tanto el coñazo que al final no me ha quedado otra que leerlo por curiosidad (llámese: "a ver si voy a ser la única pringada que no lo ha leído").

Y después de su lectura concluyo dos cosas:
- Primera: coincido con la mayoría de lectores en que es una novela entretenida, ágil y en la que funciona muy bien todo el entramado (además de dejarte con la dosis justa de ansiedad por saber más). 
- Segundo: soy consciente de que no dependía de Juan Gómez-Jurado que leyera su libro después de dos autoras como Oates y Condé; por ello intentaré evaluar sin ningún handicap (pero el regusto de las lecturas suele ser persistente, mea culpa).

Aclarado estos puntos iniciales, he de reconocer que me lo he pasado muy bien leyendo "Reina roja"; ha sido un cambio agradable de registro (más cuando te vas de puente). Y es que el libro tiene un repertorio de todo lo que se le puede pedir a una novela de estas características: un buen inicio que engancha, una investigación con giros (como toda novela de misterio que se precie), un buen tandem de personajes y, como guinda del pastel, toques de humor (lo de Siri me llegó al alma; creo firmemente que hay una conspiración contra los acentos del norte). Además de diversos bonus track como una receta de tortilla de patata que te hace salivar.

Con todos estos elementos el autor nos adentra en una carrera a contrarreloj para atrapar a un asesino. Y en esa investigación confluyen por un lado Antonia, una mujer misteriosa, aislada y que tiene unas capacidades mentales fuera de lo normal; y por otro lado Jon, agente de policía que por ciertas circunstancias se ve obligado a colaborar con Antonia. A partir de aquí un montón de situaciones tensas, persecuciones, analepsis (que dejan el cuerpo descolocado)... en definitiva, un recorrido en el que hay que destacar el uso de los tiempos en la sucesión de acontecimientos (te aprisionan como un tobogán que te precipita hacía el final).
No voy a explicar nada más para curarme en salud y no fastidiar la historia, además de que se hace una petición explícita del autor de no hacer spoiler en los agradecimientos (igual me he pasado, pero así cada piedra del camino merece la pena).

Ahora por daros un poco más de palique podría, al igual que he visto por las redes, comentar las referencia a Platón y Monkey Island (que recuerdos!), pero dejarme un punto de originalidad y no comentar nada de eso; porque según leía la novela volvía en bucle a lo a la página 118 en la cual se hace referencia a la frase: "lupus est homo homini nom homo, non homo, quom qualis sit nom novit". Esta expresión creo que es un punto clave de referencia para todos los jugadores de la partida (igual me equivoco), pero no he podido evitar retrotraerme al "Leviatan" de Hobbes o más tangencialmente al "Lobo estepario" de Hesse; y con esto pululando por mi mente, después de terminar el libro, tengo un montón de monos corriendo por mi cabeza.

AutorJuan Gómez-Jurado
EditorialEdiciones B
Precio Aprox.21 Eur.
Sentimiento*Al final también voy a tener
que leer "Loba negra"
Valoración

Obtenido enBibliotecas de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario