lunes, 1 de octubre de 2018

Corpus de sang (Assumpció Cantalozella)

"Acaba d'anar-se l'enviat del rei i Pau Claris es queda sol al despatx de la Generalitat. El rei vol convocar Corts a Aragó, a València, a les Illes i a Catalunya. Ho vol fer custodiat per un exèrci de quaranta mil homes."

El hecho de disfrutar, o no, de un libro comienza mucho antes de su lectura. Y es que el ritual de acudir a la librería o a la biblioteca puede condenar o al menos predisponer en un sentido u otro la futura lectura.

Con este libro he tenido una de las más nefastas concatenación de hechos desafortunados (soy un poco tremendista, pero ye lo que hay):
- Primero: la biblioteca a la que suelo ir se encuentra cerrada por inundaciones (la tensa espera se convierte en pánico al ver pasar los días).
- Segundo: viendo que las semanas se sucedían me armo de valor y acudo a otra biblioteca. Este hecho ya me genera cierto estrés (soy animal de costumbres y los ritos están para seguirlos). 
- Tercero: en un colmo de desastres la bibliotecaria no tenía su mejor día (debía tener síndrome post-vacacional y no daré más detalles al respecto).
- Cuarto: vuelvo a casa un poco cabreada, frustrada y con la sensación de que la cosa no ha empezado bien y que seguramente no termine bien.

Y así fue, la cosa no continúo nada bien. Mi idea era aprovechar la lectura del velocirepte para aprender algo sobre la guerra de los segadores; además estaba ya un poco cansada de 1714, guerra civil o semana trágica... y el resto no me llamaba (ya he dicho que no estaba en mi mejor momento).

El problema se me plantea en un inicio abrupto y sin contemplaciones, que no me da pistas de qué está pasando, antecedentes o cualquier elemento que ayude a saber los bandos que hay sobre el terreno (esto es problema mío por mi desconocimiento). Pero sin acabar el capítulo me doy por vencida, no entiendo nada y el idioma no colabora tampoco.

No me alargaré con mis penalidades, porque la historia continúa... En resumen, al final no me veía con fuerzas de cambiar la lectura (había pasado el punto de no retorno), los personajes y yo hemos llegado a un pacto de no agresión (con un diccionario como intermediario para ciertos "palabros") y algo he aprendido.

La guerra de los segadores comienza el 7 de junio de 1640 (el Corpus de Sangre), cuando campesinos y segadores se sublevan en Barcelona contra los abusos que llevan padeciendo. Durante años han tenido que alojar/alimentar al ejercito real y las consecuencias de no hacerlo o quejarse por ellos son cada vez más duras, a lo que hay que sumar unas cosechas cada vez más exiguas y una inestabilidad política.
Como es de esperar todo acaba estallando y se precipita hacia el abismo; y aunque la novela no logra dar una visión general de todo el escenario, si que capta la tensión de esos días (de una forma un poco desvencijada y sin mucho orden).

Como es de suponer en una novela de esta clase, en el relato se entrecruzan personajes ficticios (con una historias de amor bastante empalagosas y con finales para todos los gustos) y reales (como Pau Claris que juega con la hipótesis de que fuera envenenado). Aunque los hilos que los entrecruzan resultan bastante evidentes para el espectador y no deja margen para tejer una trama que vaya un poco más allá de la simple exposición de los hechos históricos.

Por no alargar más la agonía...sumando todo (pre lectura y lectura) ha sido un desastre anunciado.

AutorAssumpció Cantalozella
EditorialProa
Precio Aprox.22 Eur.
Sentimiento*Bon cop de falç
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario