lunes, 15 de enero de 2018

Shirley (Charlotte Brontë)

"Si crees, por este preludio, lector, que se prepara algo parecido a una novela romántica, no habrás estado jamás más equivocado. ¿Esperas sentimientos y poesía y entonación? ¿Esperas pasión y estímulo y melodrama? Modera tus expectativas, limítalas a algo más modesto."

Después de leer una novela que me ha fascinado, sobre todo cuando es un hecho totalmente inesperado, se crea un estado disociativo entre el miedo y el afán de leer más del mismo/a autor/a. Así vivo un periodo de vértigo, angustia y deseo que inevitablemente acaba cuando finalmente me vence la tentación de leer más sobre ese/a escrito/a. 
Con ese estado emocional de montaña rusa me puse delante de la segunda novela de Charlotte Brontë; a su favor la veneración que le tengo a "Jane Eyre", en su contra las altas expectativas.

Las diferencias son claras desde el inicio pues no comienza con la misma intensidad que su primera novela, aquí el inicio es lento y la primera parte de la novela se hace algo tediosa (le cuesta coger forma). 
Otra diferencia destacable es que está escrita en tercera persona y ello da pie a la autora para dirigirse al lector, además de poder coordinar y mover los escenarios y personajes con mayor libertad. Sin embargo creo que esto le resta fuerza para perfilar los personajes y se echa en falta la garra de esos diálogos llenos de ingenio, crítica e ironía que llenan "Jane Eyre".

Al igual que en su primera novela, en "Shirley" continua presente el tema de la mujer y su papel dentro de la sociedad, pero también la lucha de clases es aquí mucho más explícita (ya que se sitúa cronológicamente durante la depresión industrial de 1811-1812).
En el centro de la historia están Caroline y Shirley, dos mujeres en muchos sentidos similares, pero cuyo caracteres las hace complementarias (casi podría decirse que son versiones de la misma persona). Caroline es una huérfana, tímida e indecisa que vive enamorada de Robert, pero viendo que es un amor imposible quiere renunciar y ser una solterona. Y por contra Shirley es una joven adinerada, independiente y fuerte que no se deja "casar" con los pretendientes que socialmente son aceptables para ella.

Entre ellas dos hay un sinfín de personajes secundarios: Richard el empresario que vive decidido a resarcir las deudas que su familia adquirió, Mrs Pryor la institutriz de Shirley, la familia Sympson... y por supuesto entre todos ellos hay odios, amores y secretos.

Aunque los resúmenes de la novela plantean la amistad de Caroline y Shirley como una relación por encima del deseo sobre el mismo hombre, yo en ningún momento he visto de este modo el cariño que se tienen. Desde el inicio se ve claro que no competirán por el mismo hombre, no por camaradería, sino porque realmente no aman a la misma persona.

En fin, una lectura que esperaba apasionante y que a ratos me ha aburrido un poco, pero que a continuación me sorprendía con algún capítulo interesante. He terminado el libro con cierta frustración y desilusión porque realmente esperaba que me gustara y creara el estado anímico que me provocó "Jane Eyre". 

AutorCharlotte Brontë
EditorialAlba
Precio Aprox.32 Eur.
Sentimiento*Ahora "Villette"
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

Fe de erratas: en la segunda edición de enero de 2001
 - Pág 457: "¿Podéis darles una pa-rcela...." (en el cambio de linea la división silábica no es correcta).
 - Pág 482: "... Caroline se ha-abía desviado..." (continuamos con los problemas en los cambios de línea). 


No hay comentarios:

Publicar un comentario