lunes, 20 de marzo de 2017

La casa de las bellas durmientes (Yasunari Kawabata)

"Suponiendo, incluso, que eso fuese un juego insustancial de la vejez, un retorno barato a los años jóvenes, en el fondo sin duda se encontraba escondida alguna cosa que ninguna pesadumbre podía revivir, que ningún esfuerzo podía curar."

Imaginar un sitio donde hombres ancianos pagaran por dormir con jóvenes desnudas y sedadas; y donde la única regla es no tocar a la durmiente.
Perturbador, ¿verdad? Pero no únicamente por el hecho erótico implícito, si no por esa confrontación de la decrepitud y la juventud en una actividad tan cotidiana como el sueño. 
Los ancianos acuden atraídos por la idea de recobrar la juventud perdida, de disfrutar del pobre reflejo de pasar una noche (quizás la última) con una mujer joven, aunque sea narcotizada.

Uno de esos ancianos es Eguchi que visita la casa de las bellas durmientes cuando un amigo se la recomienda. Durante las noches que pasa en la casa le asaltarán los fantasmas del pasado, pero también el ansia de transgredir la regla, de revelarse contra esa vejez que acabará por convertirlo en no-hombre. 

Un relato lleno de erotismo en las descripciones de las jóvenes, a la vez que depravado por la acción de narcotizar a una mujer joven para que un anciano pueda disfrutar de unas horas de ensoñacion; además las durmientes no sabrán nunca con quién ha dormido y el anciano no sabrá nada de las circunstancias de ella (solo la verá dormida y se marchará antes de que ella despierte).

En el transcurso de la lectura tienes la sensación de desasosiego y repulsión por un hecho censurable (o puede que no), pero al combinarse con la tristeza de un futuro que nos llegará a todos/as parece que todas las sensaciones se equilibran. Sin embargo, en el capítulo final todo este cúmulo de sensaciones se decantan por el horror y el espanto.

Consejo final: si tienes un mal día no te recomiendo que leas el libro y si por el contrarío estás pletórico/a yo que tu me pensaría mucho el sumergirme en esta novela deprimente.

AutorYasunari Kawabata
EditorialEl cercle de Viena
Precio Aprox.15 Eur.
Sentimiento*Perturbador
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

PD: Kawabata mantuvo una estrecha amistad con Yukio Mishima (un gran autor que me cautivó con la tetralogía de El mar de la fertilidad) por eso me embarqué en la lectura de este autor. Además hace años había leído de Yasunari Kawabata "El maestro de Go" y me había gustado bastante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario