lunes, 13 de noviembre de 2017

Marte rojo (Kim Stanley Robinson)

"Pero la terraformación estaba muy cerca del centro de todos esos debates, y las discrepancias de los colonos se exhibían en el escenario público más grande posible."

En general la ciencia ficción me genera cierto reparo y no suelo leer este género (prefiero la fantasía), sobre todo por mi incapacidad absoluta para entender términos y demás nomenclatura física o química (mi fobia llega a tal punto que aún no he logrado entender a que se dedica un amigo mío físico, y van ya unos cuantos años que el pobre lo intenta). 
Por ello es normal que la lectura de "Marte rojo" (primera novela de la Trilogía marciana) me haya supuesto un reto y a la vez cierta agonía, dado que la ciencia es un componente muy importante dentro del desarrollo de la historia y constantemente te encuentras con términos o referencia a aspectos condicionantes para los personajes.
La buena noticia es que Stanley abre el abanico de temas que trata y amplia el espectro hacia temas mas sociales, políticos, económicos e incluso psicológicos; que ha sido las partes que más he disfrutado, casi casi roza el análisis antropológico de la creación de una sociedad.

Los primeros colonos son enviados a Marte, después de años de pruebas y entrenamiento; pero estos primeras cien personas (todos ellos científicos que han iniciado el viaje y que saben que nunca volverán a la tierra) tienen diferentes modos de ver su futura vida en el planeta: dejarlo como está, terraformarlo...
Años después la infraestructura creada en Marte permite una vida más o menos confortable y hay colonias dispersas por todo el planeta, pero los enfrentamientos continúan: sobre la explotación de materias primas que en la Tierra son escasas, el número de personas que el planeta puede acoger, los intereses de las grandes compañías... Además los primeros cien se están inyectando un tratamiento que repara el ADN dañado, por lo que su esperanza de vida se alargará.
Con todas las crisis anteriores no resueltas y con una Tierra al borde del colapso poblacional, con guerras, contaminación y una carencia de materias primas... Marte comienza una revuelta y estalla todo.

Con estos claro-oscuros de mi lectura aún no sé muy bien por que lado decantarme: per el de obra maestra del análisis de una futura colonización en Marte o por el tostón científico que me ha recordado mis años de suplicio en el colegio. 
Hacia el final de la novela, cuando el cuadro ya está terminando de perfilarse y se ve lo que han generado la lucha entre las diversas visiones de la colonización, es cuando más he disfrutado de la lectura. Por eso y porque tengo curiosidad por saber qué pasará a esta sociedad creada voy a continuar con "Marte azul"; además si la historia ofrece una visión tan profunda y tan completa de lo que puede pasar al crear una sociedad, bien merece el pequeño handicap de tener que aguantar un poco de ciencia.

AutorKim Stanley Robinson
EditorialMinotauro
Precio Aprox.22 Eur.
Sentimiento*Shikata ga nai
Valoración
Obtenido enBibliotecas de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario