lunes, 20 de agosto de 2018

No sé (Barbara Abel)

"De repente, la puerta del cuarto de baño se abre y Patrick aparece en el umbral, atónito al descubrir a su mujer agarrando por la cintura a su pequeña de cinco años, con la mano tapándole la boca mientras la niña lucha con toda sus fuerzas y da gritos de rabia amortiguados por la palma de su madre."

Da gusto ir de vacaciones, encontrarse gente que le gusta la lectura y, además, saber que ellos también arrastran un par de libros haya donde van.
Este libro ya ha pasado por varias manos de las personas que veraneamos en el mismo sitio y ha habido de todo: gente que le ha gustado, otros lo han calificado como entretenido... y yo como última lectora, por el momento, diría que la primera parte es bastante previsible y me costó un poco, pero hacia el final va ganando en intensidad y todo se vuelve bastante oscuro.

Una niña pequeña desaparece durante una excursión y en seguida el grupo de profesores comienza la búsqueda, como no la encuentran deciden llamar a las autoridades. Poco después la niña aparece, pero hay una de las profesoras que no localizan.
Durante tres días la policía intentará descubrir qué pasó realmente en el bosque, ya que todo apunta que la niña se encontró con la profesora en el bosque (tiene alrededor de su brazo el pañuelo de la profesora); además el tiempo apremia ya que la profesora es diabética.

Una trama en la que todos los personajes están relacionados y todos tienen intereses para guardarse información: la madre que tiene un aventura, la profesora que ha tenido una infancia complicada, el padre que oculta un pasado y que lleva con resignación la carga de criar a una hija que no se adapta socialmente, la niña a la que otros niños evitan por un comportamiento demasiado extraño... Un compendio de personajes oscuros que, aunque tarden en mostrar su cara, al final confluyen para dar la historia un final descarnado (personalmente la última frase del libro me sobra, pero a otras personas les ha fascinado).

Una novela fácil, rápida de leer y entretenida (aunque repito que la primera parte se me ha hecho un poco cuesta arriba, pero lo compensa con la última parte del libro); vamos, que si  buscáis una lectura cómoda y medio interesante que no absorba del sol y la playa puede ser una buena opción B.

AutorBarbara Abel
EditorialCírculo de Lectores
Precio Aprox.19 Eur.
Sentimiento*Y yo de picnic
Valoración
Obtenido enIntercambio

Fe de erratas
 - Pág 325: "-Lamento molestarle, capitán -se exclusa en cuanto el policía descuelga-."
Además hay varias páginas en las que aparece una línea negra al final y otras que están impresas sin respetar el margen superior.

viernes, 17 de agosto de 2018

Vitelas: Poema John Donne

Hoy en el aniversario de los atentados del 17-A han leído el poema "Las campanas doblan por ti" de John Donne en ocho idiomas (todas las lenguas de las víctimas mortales).

John Donne (1572-1631) era un poeta londinese, aunque también escribió sátira, elegías, sonetos, canciones... incluyó escribió su propio epitafio.

Os dejo el poema que años después inspiró a Hemingway en su famosa novela: 
Las campanas doblan por ti
¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?
Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.
Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta,
porque me encuentro unido a toda la humanidad;
por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

jueves, 16 de agosto de 2018

Miniaturas: Trailer "Rascacielos"

Este verano va de películas. Cada vez que veo el trailer de "El rascacielos" no puedo evitar pensar en la novela de Ballard e indagando he descubierto que hay una adaptación de 2015 de la novela. 

Con Ballard tengo un trauma desde que vi "El imperio del sol" en cine (dos veces, por si una no era suficiente); a partir de entonces tuve un poco de obsesión por el tema del abandono y la guerra; además hasta la fecha he sido incapaz de leer nada de este autor. He de reconocer que, muchos años después, en una exposición que hubo sobre el autor en   el CCCB me ofreció la oportunidad de acercar posturas y resquebrajar mi aversión.

Así que me apunto peli y libro para que el regreso de vacaciones no sea tan traumático.



Por si estáis interesados en saber que exposición eras os dejo el link "J.G. Ballard. Autopsia del nuevo milenio" (madre mía! ya han pasado 10 años).