viernes, 8 de septiembre de 2017

Vitelas: Password Wifi

Durante estos últimos días ha corrido como la pólvora esta imagen; y todos los comentarios son de alabanza por la originalidad de la mamá para hacer que sus hijos lean.



A mí no me deja de parecer otra forma (ingeniosa, eso si!) de obligar a la lectura; en este caso se cambia la lectura por horas navegando en internet y en el colegio el cambalache se hace por aprobados. Mismo intercambio, mismas consecuencias.

Lo verdaderamente desafiante para los padres y madres es transmitir el valor y la pasión por la lectura sin tener que obligar, y que sean los peques de la casa los que descubran todo ese mundo que se esconde tras las páginas de cada libro. 
El desafío es grande y por eso no creo que existan fórmulas mágicas que hagan a los hijos lectores, ni tampoco creo en "obligar" con este tipo de "pedagogía". 

En realidad la cosa es mucho más sencilla, cada cosa que nos apasiona sale de un sentimiento, de un impulso del corazón; y es en ese sitio donde tenemos que buscar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario