viernes, 18 de agosto de 2017

Vitelas: ¿Qué hacemos con los libros?


Hace tiempo (mucho) que ya no vivo con mis padres, pero aún conservo algunas cosas en mi antigua habitación (sobre todo libros, para que mentir). Por ello, cada vez que regreso mi madre me da la bienvenida del siguiente modo:

- A ver si haces un poco de limpieza que tienes muchos libros en casa, ¿te los vas a llevar o los tiro?
A lo que yo pongo la cara de incredulidad de la imagen y respondo:
- Mamá, no seas pesada ya los iré llevando.
Acto seguido me paso media tarde en mi habitación cogiendo y dejando libros, recordando cuando los compré o los leí... es mi rito de regreso a casa.

Al final cojo un par y doy por finalizada mi limpieza y es que haberse trasladado a cientos de kilómetros no favorece mucho el trasvase de objetos personales. Poco a poco he ido llevándome libros, pero creo que a este ritmo terminarán la mudanza mis nietos.
Mi madre cada vez se pone más nerviosa y yo cada vez me genera más nostalgia ver como mi habitación deja de ser mi habitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario